• josuegcortes

ALGUNAS CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE CONCURSOS MERCANTILES Y QUIEBRAS.

Actualizado: jun 20

En estos tiempos turbulentos de la economía mundial y nacional, hemos previsto que muchos comerciantes pueden beneficiarse de los efectos de un procedimiento concursal, ya sea como deudor o como acreedor.

Maqueo Barnetche, Aguilar y Camarena, S.C.

ALGUNAS CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE CONCURSOS MERCANTILES Y QUIEBRAS. (24 de abril de 2020)

En estos tiempos turbulentos de la economía mundial y nacional, hemos previsto que muchos comerciantes pueden beneficiarse de los efectos de un procedimiento concursal, ya sea como deudor o como acreedor. En Maqueo Barnetche, Aguilar y Camarena, S.C. hemos continuado operando vía remota y notamos que muchas personas esperan una reacción del gobierno que mitigue los efectos negativos de los mercados globales y de la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2; sin embargo, también hemos notado que muy pocas personas han tomado acciones contundentes para procurar la rehabilitación de sus negocios y, es por ello, que hemos preparado el presente boletín sobre algunas ventajas y desventajas del concurso mercantil o moratoria legal, buscando crear conciencia de que se trata de un procedimiento complejo y universal que requiere de preparación y análisis profundo y exhaustivo de la situación de la empresa y que, de no actuar con suficiente anticipación, puede tener consecuencias desastrosas para las empresas.

Por ello, los invitamos a tener en mente estas consideraciones y nos ponemos a su disposición para cualquier duda.

Algunos Objetivos y Efectos. Los principales objetivos del concurso mercantil son que: (i) se obtendrá un plazo (el tiempo que dure el concurso más la espera pactada en el convenio) para el pago del pasivo, lo que permitirá a la empresa1 recapitalizarse para hacer frente a sus obligaciones; y, (ii) se reducirá el pasivo mediante las quitas que se obtengan y otros mecanismos legales. En resumen, el objetivo principal es “salvar a la empresa” preservando, en la medida de lo posible, la relación con sus proveedores y clientes, dando continuidad a la operación ordinaria de la empresa y llegar a un convenio con acreedores para el pago de pasivos con los beneficios descritos. De entre los muchos efectos de la declaración de concurso mercantil, se encuentran los previstos por el artículo 89 de la Ley de Concursos Mercantiles, que establece que desde la fecha en que se dicte la sentencia de concurso mercantil, (i) el capital y los accesorios financieros insolutos de los créditos en moneda nacional sin garantía real dejarán de causar intereses y se convertirán a UDIs, mientras que; (ii) los créditos con garantía real se mantendrán en moneda nacional y únicamente causarán los intereses ordinarios estipulados en los contratos hasta por el valor de los bienes que los garantizan; (iii) El capital y los accesorios financieros insolutos de los créditos en moneda extranjera, sin garantía real, dejarán de causar intereses y se convertirán a moneda nacional. Dicho importe se convertirá, a su vez, a UDIs, sin embargo, aquellos con garantía real, se mantendrán en la moneda pactada y sólo se causarán intereses ordinarios.

La empresa continuará dirigida por los actuales administradores y conservará la posesión su activo fijo, si es que existe alguno, siempre y cuando no exista una causa justificada para la remoción de los actuales administradores en la vía incidental.

Otro efecto relevante, es que se hace pública dentro del procedimiento, la verdadera condición económica de la concursada o quebrada, además, la empresa es supervisada por expertos del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles, quienes buscarán en todo momento la reactivación económica de la empresa durante la primera etapa y en caso de quiebra, la liquidación de activos para el pago a acreedores con el producto de éstos.

Algunos Requisitos. Es importante determinar que la empresa o grupo de empresas se encuentran en situación de concurso mercantil y no de quiebra, es decir que exista iliquidez y no insolvencia (que sus pasivos sean superiores a su activos) o que su activo circulante sea suficiente para hacer frente a los pasivos a corto plazo (requisito sine qua non exigido por la Ley de Concursos Mercantiles para la moratoria legal). Para poder realizar la declaración de Concurso Mercantil es necesario que se den los siguientes supuestos:

  1. Que exista un incumplimiento generalizado de pagos, debiendo entender por esto, el incumplimiento en sus obligaciones de pago a dos o más acreedores distintos.

  2. Que las obligaciones vencidas que tengan por lo menos 30 días de haber vencido que sean equivalentes al 35% o más de todas las obligaciones a cargo de la empresa a la fecha en que se presente la solicitud o demanda de concurso.

  3. Que la empresa no tenga activos para hacer frente a por lo menos el 80% de sus obligaciones vencidas a la fecha de presentación de la demanda o solicitud, de forma fácil y actual.

Conforme a la Ley de Concursos Mercantiles, se presume que existe un incumplimiento generalizado de pagos cuando la empresa se encuentra en alguno de los siguientes supuestos: (i) Inexistencia o insuficiencia de bienes en qué trabar ejecución al practicarse un embargo por el incumplimiento de una obligación; (ii) incumplimiento en el pago de obligaciones a dos o más acreedores distintos; (iii) ocultación o ausencia, sin dejar al frente de la administración u operación de su empresa a alguien que pueda cumplir con sus obligaciones; (iv) el cierre de los locales de la empresa; (v) acudir a prácticas ruinosas, fraudulentas o ficticias para dejar de cumplir sus obligaciones.

Ahora bien, una vez que los acreedores de una empresa situada en las circunstancias antes señaladas o el Ministerio Público, presentan la demanda de Concurso Mercantil ante el Juez de Distrito o bien el propio comerciante presenta su solicitud, y si éste la estima procedente y la admite, ordenará a los solicitantes garantizar los honorarios del visitador (IFECOM) por un monto equivalente a 1500 días de salario mínimo vigente en la Ciudad de México; y será esta persona quien verificará, directamente en el empresa, que se cumplan los supuestos para la declaración de Concurso Mercantil.

Etapas y Naturaleza. El concurso mercantil tiene dos etapas. (i) La primera tiene por objeto que se logre un acuerdo entre la concursada y los acreedores para evitar que la primera sea declarada en quiebra y dura de 185 a 365 días; ésta se denomina etapa de conciliación. (ii) La segunda etapa, la etapa de quiebra, tiene lugar cuando la empresa no tiene viabilidad económica y no se logra conciliar con los acreedores durante la primera etapa, y el objetivo de ésta es la disolución y liquidación de la sociedad, es decir, la venta y cobro de activos para el pago de los acreedores hasta donde sea posible en el orden de prelación.

El Concurso Mercantil es un procedimiento universal, lo que significa que a él, son llamados todos los acreedores de la empresa concursada, incluyendo al fisco y a los trabajadores. Una de las mayores desventajas que existen para los acreedores cuando existe la declaración de concurso mercantil, es que al ser llamados todos los acreedores a juicio, éstos se posicionan por debajo del fisco y de los trabajadores, así como de los acreedores que tengan en su poder alguna garantía.

La Ley de Concursos Mercantiles en su artículo 113 declara como ineficaces todos los actos ejecutados en fraude de acreedores cometidos entre la fecha de la declaratoria de concurso mercantil y la “Fecha de Retroacción” , dentro de los que se consideran, entre otros, los actos y enajenaciones en los que el comerciante pague una contraprestación de valor notoriamente superior o reciba una contraprestación de valor notoriamente inferior a la prestación de su contraparte, o las operaciones celebradas por el comerciante en las que se hubieren pactado condiciones o términos que se aparten de manera significativa de las condiciones prevalecientes en el mercado en el que se hayan celebrado.

Además, el artículo 152 de la Ley de Concursos Mercantiles, prohíbe al comerciante celebrar convenios con los trabajadores que agraven los términos de las obligaciones a su cargo. Estas consideraciones no representan una opinión jurídica, sino más bien, una lista de puntos a tomar en cuenta en caso de encontrarse dentro de los supuestos o bien, ser acreedor de alguien que se encuentre dentro de los mismos. En todo caso, en Maqueo Barnetche, Aguilar y Camarena, S.C. estamos a sus órdenes para resolver las dudas que tengan y en su caso, iniciar a realizar las preparaciones necesarias para actuar.

8 vistas

Entradas Recientes

Ver todo